Los acuarios convencionales apenas han cambiado en los últimos 100 años. Hoy en día seguimos manteniendo a nuestros peces como lo hacían nuestros antepasados: en urnas voluminosas e ineficientes. Con solo unas pocas mejoras de diseño moderno, es posible ofrecer a los peces un nuevo nivel de calidad de vida, y con mucho menos esfuerzo.

A finales de la década de 1990, los diseñadores fundadores de biOrb se inspiraron en la obsesión del CEO de Apple, Steve Jobs, con simplificar la tecnología. Gracias a esta idea, hoy podemos disfrutar de los productos Apple, como el iMac, un ordenador todo en uno con un solo enchufe. Entonces, ¿cómo se traduce todo esto en los acuarios?

«Lo mejor que podíamos hacer es simplificar el sistema de filtración», dijo Patrick Inwards, Brand Manager de biOrb by OASE. «La parte más complicada en la mayoría de los acuarios». A diferencia de muchos acuarios, el filtro mecánico de biOrb está instalado en la parte inferior. Esto le permite recoger más suciedad producida por los peces, porque aquí es donde se asienta de forma natural.

Pero además, antes de entrar en el filtro, todos los residuos pasan a través de una capa de partículas de arcilla. Patrick explica: «Es como tener un segundo escudo biológico. Si tuvieras que mirar estas partículas a través de un microscopio verías que tienen una estructura porosa. Esto ofrece un hogar para las bacterias buenas que mantienen el ecosistema del acuario en equilibrio».

En la mayoría de los casos, el mantenimiento supone cambiar el cartucho del filtro una vez cada 4-6 semanas, y todo el proceso apenas lleva un par de minutos.

Además, la mayoría de los acuarios son rectangulares por necesidad. La gran superficie de agua permite que se produzca el intercambio de los gases. Sin embargo, un acuario biOrb impulsa el aire hacia arriba desde su base, lo que garantiza que las burbujas rompen la superficie del agua, expulsando más gases tóxicos a través de un área más pequeña. Esto nos permite ofrecer diferentes diesños de biOrb, variando su forma y tamaño.

Incluso se puede equipar on iluminación diurna y nocturna. En un ciclo de 24 horas, la iluminación reproduce las fases naturales del sol, moviéndose a través del amanecer, la luz del día, el atardecer y la luz de la luna.

www.oase.com

 

×

Los comentarios están cerrados.