P.¿Cuáles son los ejes básicos de la estrategia empresarial de Miniorycs?

R.– Nuestros objetivos marcados hasta finales de 2024 son la de expandir la marca a toda la Península de manera muy efectiva, incorporando más comerciales a nuestro equipo. Sabemos que la forma de penetrar en el mercado es siempre gracias a la recomendación de expertos veterinarios de animales exóticos que confíen en los productos. Primero necesitamos que vean el potencial de la marca, crean en sus cualidades y la recomienden a sus clientes por pasión. Para nosotros la aprobación de nuestros productos por veterinarios expertos es fundamental, ellos nos exigen la calidad y nosotros trabajamos muy duro para ofrecérsela.

El segundo paso es captar puntos de venta estratégicos en las principales ciudades del país. No nos enfocamos en centros de venta de grandes superficies sino en tiendas especializadas, donde el cliente final tenga una atención personalizada y que con la información que le proporcione el profesional pueda elegir que alimento desea dar a su mascota.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre la situación actual de los puntos de venta a los que dirige sus productos?

R.- El sector del PetFood en general, y en particular nuestro segmento de mercado, se está enfrentando a desafíos debido a la nueva Ley de Bienestar Animal y la desinformación que le rodea. La difusión errónea en varios medios de comunicación ha llevado a la creencia de que la venta de animales en tiendas e incluso la tenencia de mascotas en nuestros hogares está prohibida. Esta desinformación ha generado un aumento en el abandono de mascotas por temor a sanciones y ha paralizado la venta de animales en tiendas especializadas. Siempre hemos abogado por un control en la venta de animales, asegurando que solo se adquieran en tiendas especializadas donde se pueda brindar asesoramiento y orientación adecuada. Tanto nosotros como los puntos de venta especializados nos enfrentamos al desafío de informar de manera precisa sobre los avances de la nueva ley, dejando claro que no se prohíbe la venta de conejos, cobayas, hámster u otros animales comunes que se encuentran en nuestras tiendas.

Además de la crisis generada por la Ley y la desinformación asociada, notamos una tendencia hacia una evolución en la nutrición animal en los puntos de venta especializados. Esto refleja un cambio progresivo en la mentalidad del cliente final, quien valora y cuida a sus mascotas de la manera adecuada. Sin embargo, todavía podemos observar alimentos de baja calidad en los estantes, especialmente en grandes superficies que no brindan el soporte técnico necesario para orientar a sus clientes sobre las mejores opciones nutricionales.

P.- Desde su fundación hasta hoy ¿Cuáles han sido las fases por las que ha transcurrido el desarrollo de Miniorycs y en qué fase nos encontramos ahora?

R.- Miniorycs, como empresa creada desde la nada y sin ningún capital externo, ha pasado por fases con contextos humildes que se han retroalimentando para llegar hasta donde hoy estamos.

La primera fase fue la de la ilusión, ilusión por criar unos conejos con los mínimos problemas de salud y la ilusión por crear unos productos de mucha calidad sin importar si valía la pena invertir en algo, sin saber el retorno real que tendríamos.

Fue en la segunda fase, la de encontrar la oportunidad, donde abrimos los ojos y nos creímos lo que estábamos desarrollando. Aquí, aunque con poco capital lo apostamos todo a Miniorycs (todo nuestro tiempo, energía y dinero) y vimos, aunque más despacio de lo que nos hubiera gustado, que todo lo que dábamos tenía una recompensa, sobre todo de reconocimiento por parte de los profesionales expertos.  Aquí vino la fase de crecimiento, de profesionalidad, de reconocimiento de marca. Nuestros clientes nos empezaban a valorar y los expertos en la materia empezaron a valorar nuestra calidad. Aunque el crecimiento era a nivel regional era muy positivo.

Después empezó la expansión fuera de Cataluña, junto al crecimiento en personal y tecnificación en maquinaria. Ahora estamos inmersos en mitad de esta fase, que esperemos completar a finales del 2024 con una expansión completa en España, un crecimiento exponencial en Francia y Portugal, y también la apertura en nuevos mercados internacionales.

P.- ¿Cómo llegan a sus clientes y posibles clientes?

R.- Actualmente Miniorycs tiene distintos distribuidores a nivel nacional y en distintos países como Portugal y Francia. Nuestros distribuidores siempre tienen un soporte directo por parte de nuestro equipo comercial que los forma y les ayuda a presentar la marca a nuevos puntos de venta. Con algún distribuidor tenemos estrategias especificas marcadas para penetrar en el sector más prescriptor (como hemos comentado antes), el veterinario experto en animales exóticos.

Paralelamente, invertimos mucho en redes sociales. Creemos que es una de las mejores maneras de llegar al cliente final y de generar confianza de marca. Hoy hay más competencia que antes, pero es más fácil llegar a tu público objetivo y uno de los mejores caminos a parte de la prescripción por expertos son las redes sociales.

P.- ¿Cuáles son las tendencias de los consumidores finales hacia las gamas de producto que fabrican?

R.- Hemos detectado que el consumidor final cada vez está más interesado en consumir productos de calidad y productos específicos. Por lo tanto, nuestra idea es la de lanzar al mercado los productos que puedan satisfacer las necesidades que se demandan y sobre todo escuchar a los profesionales expertos, que tienen contacto directo con el cliente final, y poder conocer que necesita el mercado. Creemos que un alimento básico no es suficiente para satisfacer la evolución de nuestros clientes. Cada animal tiene sus particularidades y los propietarios cada vez son más conscientes de todos los beneficios de una alimentación de calidad.

P.-  ¿A qué retos prevé enfrentarse en los próximos años?

R.-  En los últimos años se pensaba que el sector del PetFood se dirigiría hacia la venta online y las grandes superficies. Sin embargo, hemos observado que esta transición se está ralentizando y que cada vez se abren más tiendas especializadas. Creemos que esto se debe a la necesidad que tiene el cliente final de recibir una prescripción personalizada por parte de un profesional, así como al hecho de que los animales requieren de la atención directa de veterinarios. Por lo tanto, nosotros apostamos por las tiendas físicas especializadas, sin dejar de lado la importancia del entorno online, que ha llegado para quedarse.

Otro desafío al que nos enfrentamos es el constante incremento en los costos de las materias primas debido a la crisis climática, así como a factores como la pandemia y los conflictos bélicos. Nuestros productos son particularmente sensibles a los efectos de la sequía. Hemos desarrollado planes de contingencia para adaptarnos en caso de un empeoramiento de la situación, aunque esto implica un aumento en los costos. Mantenemos la esperanza de que las condiciones climáticas continúen siendo favorables, permitiéndonos mitigar estos desafíos de manera efectiva.

Además, deberemos hacer frente a los cambios y regulaciones que afectarán a las mascotas en los próximos años. Pronto, antes incluso de que sea obligatorio, daremos a nuestros clientes la posibilidad de microchipar a sus conejos. Así, nos anticipamos a las exigencias normativas y damos a nuestros clientes la tranquilidad de cumplir con los estándares más actualizados en el cuidado y control de sus mascotas.

En resumen, nos encontramos ante el desafío de mantener un equilibrio entre las tiendas físicas especializadas y el entorno en línea, adaptarnos a los cambios en el costo de las materias primas y estar preparados para cumplir con las nuevas regulaciones que afecten a nuestras mascotas. Estamos comprometidos en enfrentar estos desafíos y brindar a nuestros clientes la mejor calidad y atención posible.

P.- ¿Otros aspectos que quiera resaltar?

R.- Nuestro objetivo es que el nivel de percepción de la sociedad frente al conejo y la cobaya deje de ser un animal para tener enjaulado y pase a ser, como en el norte de Europa, un animal más libre y con mayor interacción con las personas. Cuando se les educa y dedica tiempo tiene la capacidad de interactuar con nosotros y ocupar un rol similar al que pueda tener el perro y el gato.

Como marcan nuestros inicios, continuamos con la cría responsable de conejos y cobayas para garantizar que todos nuestros animales dispongan de una buena genética para garantizar unas condiciones de vida excelentes y una alta longevidad.

Los conejos y roedores han pasado a ser una buena alternativa al perro y gato como mascota. Se ha visto que se les puede dar una amplia libertad, son más inteligentes de lo que creemos, y responden muy bien a conductas y comportamientos parecidos a los que aplicamos en perros y gatos. Es cierto que necesitan mayor dedicación para ganar su confianza debido a su carácter natural de presa. Concretamente, si hablamos de conejos y cobayas, no es necesario tenerlos en una jaula, aunque sí debemos proporcionarle un espacio controlado donde tenga un lugar de reposo, alimentación, cobijo y un lugar donde hacer sus necesidades. Estas mascotas no requieren de paseos diarios, ni prácticamente salir al exterior, así que no nos genera una gran dependencia a la hora de tener que sacarlos a la calle. Este aspecto es importante para personas que les gustan los animales, pero por distintos motivos no tienen el tiempo necesario como el que, por ejemplo, requiere un perro. Por desgracia, e igual que en todos los tipos de mascota pasa, en algunos casos la gente adquiere conejos y roedores de forma compulsiva sin reflexionar el gran compromiso que tienen con ese nuevo miembro de la familia. Sinceramente, este tipo de personas no son para nada nuestro público objetivo. Nadie que no aprecie y no quiera a su mascota va a comprar un alimento premium que seguramente su precio es muy superior a un alimento básico. Por otro lado, intentamos que nuestros conejos tengan un precio alto, en parte, para filtrar todas aquellas personas que quieran uno como un capricho; desgraciadamente la gente solo reflexiona a las cosas cuando les toca el bolsillo.

Los tres socios de Miniorycs. De izquierda a derecha, David (con su personalidad abierta y carismática, desempeña un papel fundamental como responsable de la gestión comercial en Miniorycs);  Jordi (un apasionado de la cunicultura que ha dedicado toda su vida a este sector. Posee los conocimientos necesarios para dirigir con éxito el Centro de Cría Miniorycs y también es el responsable de la creación y gestión de las fórmulas nutricionales de todos los alimentos de la marca); y Damià (lleva la gestión de la empresa y es el responsable del departamento de finanzas, de compras, de operaciones, de marketing y de recursos humanos).

 

Deja un comentario

Debes identificarte para publicar un comentario.