Cuando Manfred Bogdahn paseó a su perro Purzel por las aceras de Hamburgo en 1972, la gente se quedó asombrada. ¿Un perro que caminaba varios metros delante de su amo y, sin embargo, iba atado y se detenía con sólo pulsar un botón? ¡Ingenioso!

El señor y la señora Bogdahn paseando sus perros en 1973

Su desarrollo, la correa extensible para perros, que Bogdahn montó ingeniosamente con la ayuda de un mecanismo de resorte de una motosierra, no sólo fue una solución perfecta para el prototipo, sino también la primera piedra de su empresa flexi, fundada un año después.

La historia del éxito comenzó el 1 de abril de 1973

El gran avance se produjo cuando Manfred Bogdahn presentó esta nueva correa en un stand de cuatro metros cuadrados en la feria Interzoo 1974.

Prototipo de la correa extensible flexi®

 

Rápidamente se corrió la voz sobre el producto, entonces único, y la gran calidad de las correas flexi® -como se las denomina hoy muy a menudo como sinónimo de categoría- y fue sólo cuestión de tiempo que las primeras consultas del extranjero hicieran sonar los teléfonos sin parar.

Instalaciones de flexi® en Bargteheide (Alemania)

 

La primera planta de producción en el norte de Hamburgo pronto se quedó pequeña y en 1990 se decidió construir una planta de producción y una empresa de talla mundial en la vecina Bargteheide.

Hoy, más de 350 empleados trabajan para la marca flexi y producen varias 10.000 correas al día, que se exportan a más de 90 países.

Manfred Bogdahn, inventor de la correa extensible

 

50 años de flexi® significan espíritu inventivo y calidad Made in Germany desde 1973. Para el perro, esto significa más libertad en la correa.

 

www.flexi.de/es

 

 

 

Deja un comentario

Debes identificarte para publicar un comentario.